Aviso y Recomendación
Su navegador web (Internet Explorer 6) está obsoleto lo cual puede provocar que ciertos elementos se muestren descolocados o no se carguen correctamente. Además, tampoco podrá ver bien, populares webs como Youtube o Facebook, entre otras muchas.
Le recomendamos actualizar su navegador aquí o instalarse otros nevagadores gratuitos como Firefox o Chrome.
Inicio  /  Blog  /  El Rol de Recursos Humanos en tiempos de pandemia

El Rol de Recursos Humanos en tiempos de pandemia

por Ximena Carbone | Responsable de Capital Humano

Tiempo de lectura: 5'

La pandemia del COVID-19 provocó una disrupción en nuestra rutina. Es una crisis que amenaza en primera instancia la vida y, en algunos casos, la fuente de ingreso laboral. Nos encontramos en un contexto de crisis nuevo, atípico, que nos atraviesa a todos por igual, sin distinciones.

Con el teletrabajo como medida de distanciamiento social, las preocupaciones laborales y hogareñas son imposibles de separar. Esto ha generado conflictos individuales y colectivos a la hora de gestionar el capital humano. Trabajar desde casa no es lo mismo que trabajar en la oficina. En este sentido, es importante ser más flexibles para permitir un equilibrio entre vida laboral y personal, aunque también es un momento en el que pedimos más a los empleados: iniciativa, proactividad, ingenio y colaboración. No siempre podremos priorizar todo y es importante conocer en qué momento ser más flexibles y en qué momento pedir más.

“En la tormenta es cuando se conoce al buen piloto” (Séneca). Se trata de una tormenta en la que el piloto es el líder de cada área, que hará también de jefe de RR. HH. de su equipo. Estamos, en definitiva, frente a un proceso de cambio, que tiene la peculiaridad de que no fue elegido sino impuesto. Es un hecho social total, desde la Sociología son hechos que marcan y transforman la sociedad: como lo es una guerra, lo es también una pandemia. Trastoca la vida (salud), lo social (seres sociales) lo económico (amenaza del statu quo de nuestros negocios y formas de trabajo).

En esta crisis el proceso de cambio nos invita a pensar en el día después, pero con tanta incertidumbre es sano focalizarse mayoritariamente en el ahora. Hay que tomar decisiones a medida que contamos con la mínima información disponible y necesaria. Debemos que flexibilizar los momentos en los que nos concentramos en el después y los momentos en los que nos focalizamos en el ahora.

Cuando se teletrabaja, con estrés e incertidumbre, la comunicación se vuelve una herramienta fundamental. La calidad de la comunicación toma mayor importancia, y se convierte en una herramienta al cuidado del trabajador, que posibilitará el sostén del clima y la cultura organizacional. No hay precedentes de una crisis como esta, por lo tanto, la figura de RR. HH. es la que debe ser agente de cambio y oficiar como guía para el resto de la organización.

¿Qué aspectos son importantes a la hora de comunicar? La transparencia, conocer a nuestros destinatarios para ajustar el mensaje, planificar la comunicación y hacer un seguimiento de las inquietudes, manteniendo siempre un mensaje real y positivo. ¿Qué ocurre cuando nos falta información? En estos casos, es importante comunicar que no se sabe, pero que se está trabajando para conseguir la información y encontrar las soluciones. Lo difícil es la incertidumbre, no saber cómo termina y si termina, así que el mensaje es la resiliencia. La verdad, aunque no sea agradable, brinda calma. Durante una pandemia, cada acto se recuerda como una experiencia real memorable que dejará una huella en todos. Cuando esto termine, cada uno de nosotros recordará cómo fuimos tratados en este momento por otras personas, tanto en lo personal como lo laboral.

Hoy por hoy, cuidar al otro es alejarnos físicamente, pero esto no implica una distancia emocional. Es necesario solventar la pérdida del contacto humano, desarrollando la comunicación interpersonal por encima de la institucional. Los líderes deberán ser más comunicadores, entusiastas, fomentar retroalimentación positiva, saber elegir cuándo es conveniente la comunicación escrita y cuándo es mejor conversar. Mantener el sentido de equipo es un desafío. Los medios digitales nos permiten acercarnos y es importante hacer uso de ellos, pero tendremos que estar atentos a no abusar de la interacción digital escrita. En ocasiones es bueno conversar telefónicamente o verse (con una videollamada).

Es un tiempo en el que las organizaciones deberán buscar en su equipo a aquellos referentes que demuestren inteligencia emocional para apoyarse en ellos como comunicadores. Ser emocionalmente inteligente es tener un profundo entendimiento de nuestras emociones, fortalezas, debilidades, necesidades e impulsos. El líder debe gestionar la comunicación y el desempeño, y en este sentido debe hacer tres cosas: dar certidumbre, autonomía y cultivar buenas relaciones. Es importante que cada jefe tenga una comunicación diaria con sus colaboradores para minimizar la pérdida de lo presencial, y que primero tenga un diálogo empático, y luego organice y ordene las tareas.

Estamos construyendo una nueva cultura organizacional. Hacer foco en crear una cultura positiva es una tarea de todos en la empresa. Es clave crear un ambiente de trabajo psicológicamente seguro, que aborde lo emocional y promueva una fuerza de trabajo resistente y resiliente. En momentos en los que todos están temiendo la continuidad de su trabajo o de la empresa, es fundamental que se reconozca el valor que cada persona suma desde su rol a la organización.

Recursos Humanos tiene que aprender a vivir en la pandemia y a reconfigurar su forma de ser, readaptando sus roles, reconstruyendo la organización, examinando la potencialidad de cada persona y evaluando cómo se la puede exponer de la mejor manera. No todos somos buenos capitanes ni buenos jugadores. No todos funcionamos de la misma manera bajo presión; algunos se potenciarán y a otros habrá que acompañarlos. En definitiva, el talento sin organización no es nada.

Es esperable que todas las empresas estén enfocadas en su supervivencia a esta crisis, pero es probable que aquellas empresas que solo se focalicen en lo económico no perduren mucho tiempo. ya que después de la pandemia las personas serán más sensibles respecto a la empresa de la que forman parte, porque la pandemia ha dejado su verdadera cultura organizacional al descubierto.
Tiburcio Gómez 1330, Piso 4 (zona WTC)
Montevideo, Uruguay
TEL.: (+598) 2626 1111 | advice@advice.com.uy
© Advice 2021 - Terminos | LemonCode

Advice trata su privacidad y seguridad con seriedad. Puedes acceder a nuestra Política de Privacidad haciendo click aquí.

Advice utiliza cookies para ofrecerle la mejor experiencia cuando usa nuestra página web. Al hacer click en el botón, usted está aceptando el uso de cookies.